Tres de la mañana en el aeropuerto de Bamako. Esto de viajar por la patilla, a veces me lo cobran en carne. Se me ha ocurrido escribir en mi egoblog, a ver si así me mantengo despierto, (no se si a vosotros os mantendré igual). Hoy quería escribir mas sutilmente, pero me temo que va a volver a salir el cromagnon que llevo dentro. Da igual, estoy contento, pues esta vez el deseo de regresar es mas fuerte que el de quedarme, la Navidad es lo que tiene. Así que vuelvo a casa….

Si hasta tengo ganas de ir a trabajar el lunes, algo bueno me esperará digo yo, me encantan los lunes y la madre que los parió. Espero que haga calorcito en España

Hoy quiero mostraros algo de Bamako y sus alrededores.

Empezaré por el gran mercado, si me dejan los mosquitos, que me están acribillando.

Como buen mercado africano, en él puedes encontrar de todo, y si no lo tienen, te lo hacen. De tradición animista, hay una zona en la que venden para amuletos y rituales, huesos, cabezas y restos de todo tipo de animales, desde pieles de león, que no sabia que había en Mali, hasta restos de elefante, que si que los puedes ver a su paso por Hombori ya que realizan entre Burkina y Mali la migracion de mamiferos mas larga del mundo.

Esto que venden estas señoras son nueces del árbol de cola, (puticola) que dicen da vigor sexual, aunque están tan malas que creo que no compensa…Ojo, que solo las probé con fines experimentales

Risking my life, me subí a un sitio alto, para disfrutar del espectáculo, y de paso apartarme un rato de la corte de vendedores autoasignados que orbitaban a mi alrededor. A ver si os gustan las fotos que tomé:

Esta es la calle de acceso al mercado

Aunque ésta calle de la impresión de caos,que lo es…,  están mucho mas avanzados que nosotros en seguridad vial. Un ejemplo de ello es este revolucionario prototipo de airbag para motoristas que están desarrollando y cuyo piloto de pruebas pude fotografiar. Miedo me da que se implante en Madrid

Las amotos son el medio mas popular de transporte en el país, es muy peligroso, hay un ejercito de motoristas implacables. Yo mismo tuve que usar alguna para cumplir alguna “mission undercover”

Por cierto que aquí venia de ver donde vamos a vivir el próximo mes de febrero y marzo. Pongo la foto, no he identificado ni la infinity pool con vistas al Níger ni el desayuno buffet, sigo buscando pero mal me veo…

El río Níger atraviesa la ciudad. En la parte norte está la zona del hipódromo, con sitios como la terrace, byblos o Ibiza, que no están nada nada mal, pero al otro lado….por la noche se oyen tocar los tambores de guerra, hay que ir…

Bueno este es el rio que separa las dos mitades

Me ha quedado chula esta foto en blanco y negro eh. Este río es navegable para barcos de pasajeros desde Koulikoro, que hace las veces de puerto de Bamako. En ellos puedes llegar hasta Gao pasando por Tombuctú, pero solo en los meses siguientes a la epoca de lluvias. Para el resto del año hay que salir desde Mopti ( ver mi maravilloso reportaje fotográfico anterior) pues el río está muy bajo.

Estas fotos las tomé en el puerto de koulikoro, y esta ultima, no dice nada, pero me encanta el color que tiene, así que la pongo

Quería hacer ahora un recorrido por las aldeas senufo del sur del país, pero casi que lo voy a dejar para el próximo día.

Entre la juerga de ayer y lo tarde que es, me encuentro como si a mi cuerpo y alma le hubieran dado la vuelta como a un calcetín. Quería regresar a casa pero ha sido despegar y ya empiezo a echar de menos Africa. Mi cuerpo, hecho una piltrafilla va camino de casa, pero mi mente se ha vuelto a quedar allí, como el harmatan, ese polvo del desierto en suspensión que envuelve el sahel en esta época del año y nunca se va…

Ya estoy de vuelta. Como os decía, dejamos el Níger y nos trasladamos al País Dogón.
El camino esta plagado de termiteros, que a mi me recuerdan bastante a la mezquita de Djenne y la arquitectura sudanesa.
En la ciudad de Bandiagara contratamos a un guía local muy bueno, (entre guías no vamos a putearnos), que ese mismo día nos acompañó a visitar los poblados de Djiguibombo y Telli.

Llegamos muy tarde por culpa de otro pinchazo, y nos alojamos en la terraza de una casa de la aldea de Telli. Nos acostamos con el bello canto (bello la primera media hora) de las Gallinas de Guinea y de los Burros de Mali (que sospecho que tienen vuvuzelas porque hacían el mismo ruido).
Treinta y un minutos mas tarde, cuando vi que estaba a punto de asesinar a la fauna local, decidí ponerme los cascos, y con las “lagrimas negras” del Cigala de fondo, conecté mentalmente a través de mi “wifi personal” con los que me gustaría poder compartir esa noche tan especial, y me dediqué a disfrutar de otra noche africana al raso.

Como llegamos de noche, me desperté ansioso por ver donde habíamos dormido, y esto es lo primero que vi ( bueno, lo primero que vi fue a Chechu)  en dos palabras: cojo-nudo:

Si además hubiera podido tener un desayuno buffet, habría llegado a llorar, ay mi Benson como te he echado de menos

Esta zona fue habitada en un primer lugar por los Tellem, que eso significa su nombre en lengua Dogón, “los que estuvieron antes”. Los Tellem fueron expulsados por los Dogones, que vivieron durante siglos parapetados en este lugar tan recóndito, resistiendo las diferentes invasiones, manteniendo sus tradiciones y cultura intactos. Primero vivieron en la falla y cuando pasó el peligro se fueron bajando al valle.

Aqui me pillaron por sorpresa y me hicieron un “robao”. La pongo para mostrar mi lado mas humano.

Algun dia os contare la historia de las marcas que se ven en los baobabs

Después visitamos las aldeas de Kani Kombolé, Endé y Nombori. En todas las aldeas las mujeres se dedicaban a la misma tarea. Parecia claro que para comer no nos iban a poner “eclosion de verduras con tortilla desestructurada…” sino que iban a darnos otra vez “to” (plato tipico con mijo), que no es lo mismo que “de tó”.

Sabéis que los dogones tienen 82 dialectos diferentes?, pues manda narices que ninguno se parece al español, y así nos va, claro… No hay manera de explicarles que por favor, mi comida sin cebolla.

Al final, pudimos salir del pais Dogon. Un poco tarde, pero no porque quedaramos atrapados en las dunas (que tambien), sino porque se tiran diez minutos con cada saludo, y saludan a cada uno que se cruzan preguntandole por la salud, la salud de la abuela, la familia, los negocios, el viaje, zapatero, si el madrid es campeon de liga, la crisis, etc , y  a todo contestan con la letania  “Sha o”.

Después nos dirigimos a la frontera con Burkina Faso, pues queríamos ver la mezquita de Bobo Dioulasso y visitar la tierra de los Loby, pero esa cagadilla ya es parte de otra historia

Y hasta aquí esta otra parte del viaje. Mañana mas. Cualquier coincidencia entre lo que tenia planeado antes de salir y lo que nos deparó el viaje, ha sido mera casualidad. Quizá sea esta la razon por la que me gusta tanto viajar por Africa…

Este esta siendo un viaje diferente. Antes de salir, me avisaron de que aumentaba el riesgo de secuestro, especialmente en el norte, haciendo peligrar nuestra misión. Detallito sin importancia que se me olvidó comentarle a mis compañeros (Justi y Chechu), para evitarles sufrimientos innecesarios. Asi pues, decidimos ir al norte, pero jugando al despiste para evitar que nos secuestraran los malos.

Nadie sabría cuales eran nuestros planes de cada dia, ni nosotros…

No paso mucho tiempo tras iniciar el viaje, cuando la mala suerte acompañaba al gafe del grupo, que por supuesto, no soy yo.  Pinchamos una rueda, y poco después, la de repuesto. Así que irremediablemente quedamos al desamparo de la sabana. Cuando mas jodido estabamos, fuimos presa de una aparición…

La  verdad es que se marchó y seguiamos igual de jodidos, pero al menos durante cinco minutos disfrutamos de su compañia. Si ademas hubiera sido mecanica de automocion, habria sido la leche

Nuestros planes para hacer noche en Djenne, definitivamente dieron al traste.  No tuvimos más remedio que esperar al amanecer en la ciudad de San. Alli, Justi y Chechu se hicieron pasar por dos locales para darnos seguridad junto a la mezquita, mientras yo llevaba el coche a arreglar

En la mezquita de San, decidi ponerme mi afamado forro polar azul, para que mis grupos de Kananga me pudieran reconocer… ahí va la foto!!!… dedicada

esa noche dormimos en el hotel Teriya, soñaba con un gin tonic en copa de balon, pero no tenian ni gin, ni tonic, ni copa, ni balon. Al menos la cerveza estaba bien fria

No pudimos llegar al mercado de la ciudad de Djenne, que es cada lunes, pero da igual, son todos muy parecidos,  seguro que se parecia mucho a este de Koutiala.

Lo que yo queria ver era esto:

De arquitectura sudanesa, la merquita de Djenné, es la mayor mezquita de barro del mundo, declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Cada año, al finalizar el Ramadan, en la “fiesta del enlucido”,  los habitantes de la ciudad, le dan una capa de barro para recuperar lo perdido durante la estacion de las lluvias

La portada está decorada con tres torres de once metros de altura rematadas cada una por un huevo de avestruz. Dentro de la mezquita habia un silencio que invitaba a la relajacion, la paz espiritual, etc etc

Pero a mi me parece que a este se le habia ido a la mano relajandose y se estaba echando una polaina de las de pijama y orinal.

Djenné se fundó en el siglo IX, y su situación estratégica junto al río Níger la fue convirtiendo en un punto esencial para las rutas comerciales. Es la ciudad mas antigua del Africa subsahariana. De esta ciudad me gusta todo. Empiezo a disfrutar desde que subo al ferry que cruza el rio Bani, para llegar a la ciudad.

En la ciudad sorprendimos a una familia durante la comida, gracias a Dios no nos ofrecieron, no vaya a ser que tuviera cebolla. Lo que hay en el plato es to, semola de mijo, el plato tipico de Mali

Bueno, os dejo con un par de fotos mas de la ciudad y seguimos hacia el norte por el Niger

Mas al norte está la ciudad de Mopti, principal puerto fluvial del Niger. Un desconcierto everywhere y a mí, que soy maniatico compulsivo del orden, pues claro, me afecta mogollon tanto desorden… es incluso peor que el paso fronterizo de Kousseri,entre Chad y Camerun (os he contado que viví alli…?)  que hasta el otro dia era, junto a mi mesa de despacho lo que yo consideraba el mayor caos del mundo.

Pinaza por el Niger a su paso por Mopti, no es por nada pero los atardeceres los bordo…

En el puerto nunca te sentiras solo, ojalá, siempre te acompañará una escolta minima de 20 vendedores inagotables. Si encima se creen que eres americano, como me pasa a mi por mi asombroso parecido con Steve MacQueen, pues tendras el doble de amigos…

Mas alla de Mopti, rio abajo estan Tombuctu, Gao, etc, pero por seguridad declinamos ir, ademas espero poder ir la semana que viene. En el camino por el Niger hacia el Norte estas son las aldeas, principalmente de etnia bambara que se van viendo. Todas ellas con su mezquita de estilo sudanes.

Asi que de ahi nos trasladamos al pais Dogon, a una hora de Mopti (si no pinchas, claro) y si vuelves  a pinchar otras dos veces, pues se tarda un poquito mas…

Pero eso os lo contare mañana que hoy je suis fatigué, que llevo todo el dia reunido velando por la paz mundial y ahora me voy a tomar un gintonic al peor garito de la ciudad, que necesito un poco de guerra

%d personas les gusta esto: