Una vez concluida mi ascensión mística al volcán sagrado y con mi interior purificado y limpio, en pleno contraste con mi exterior que seguía acumulando finas capas de roña, decidí cambiar de aires y dejar que la suerte eligiera mi próximo destino.

Y no se si fue suerte o carambola, que conocí en un bar ( ande va a ser si no…) al manager de un increíble lodge con vistas al lago Manyara. Al saber que era guía de Kananga, el gerente, con el poco tranquilizador nombre de Gamba, se empeñó en invitarme a pasar allí una noche por la patilla, y a pesar de que quise declinar tan generosa oferta, me ví forzado a aceptar.

Cuchara-lago manyaraPero como tomarse un pelotazo de Konyagui al atardecer con esta vista sobre el lago se alejaba de mi ideal de búsqueda de la perfección a través del sufrimiento, decidí huir enseguida de aquel lugar, no sin antes haber dejado salir a la bestia que hay en mí para devorar un almuerzo buffet.

cuchara-baobabs

Y siguiendo con la carambola, y ya tirando para bingo, otro de los parroquianos que conocí aquella tarde en aquel antro al que acudí sediento de cerveza y aventuras, era el gerente de un campamento junto al lago Eyasi. Como a sorte protege a os audaces, y en especial a los guías de Kananga, también se empeñó en invitarme a su campamento, y como no parecía mal plan, una vez más me vi forzado a aceptar.

cuchara-palmeras lake eyasi

Además como decía el aventurero Henri de Monfreid: Nunca tengas miedo de la vida, nunca tengas miedo de la aventura, confía en el azar, en la posibilidad, en el destino. ..

Y eso hice. Fuimos a Karatu a coger un Dalla-Dalla ( transporte publico). Tras una larga espera, el conductor, gran aficionado al tetris por lo que pude apreciar, consiguió acoplar a 18 pasajeros en el interior del un Land Rover, sin contar a los de arriba, y a pesar de que con un poco de interés hubiera podido entrar alguno mas, por fin empezamos el duro camino hacia el lago Eyasi. Lo que ocurre en el interior del dalla dalla queda en el dalla dalla, pero reconozco que para ser mi primera orgía hubiera preferido un poco mas de organización. (que siempre me tocaba un masai).

cuchara-baobabs 2

Por el camino un paisaje espectacular, pero como no estaba yo como para sacar muchas fotos, pongo esta de arriba de relleno.

Las cosas del idioma, yo entendí que me habían invitado a otro de esos lodges de lujo tan acordes con mi estilo, y al llegar allí, resulta que el campamento estaba todavía en construcción y tuvimos que buscarnos la vida para pasar la noche. Vamos, un desastre de organización impropio de mi mismo. Al final fuí a dar con mis huesos en este bello motel africano de carretera con aires de puticlú, donde compartimos habitación con mil sombras que ya dormían cuando llegué.

cucharilla-guest house

A la mañana siguiente nos dejaron esta piki piki para hacer el safari en amoto, Es otro concepto de safaris, con un puntito de pelagra, pero bastante mas divertido. Muy cerca de donde estábamos habita una comunidad de etnia hadzabe, bosquimanos procedentes de Botswana que se asentaron en las inmediaciones del lago hace mas de 200 años, y que mira tú por donde es lo que os voy a contar en esta entrada.

cuchara- tribu hadzabe.Los hadzabe han permanecido tan aislados en esta zona que han mantenido intactas las costumbres y creencias que trajeron desde Botswana, incluido esa extraña lengua josiana, también llamada lengua clic porque está basada en el uso de chasquidos consonanticos. Tienen unos 50 chasquidos diferentes, y otros tantos sonidos estridentes y guturales. Yo podría aprender este idioma con rara habilidad, pues recuerdo que de pequeño sabía decir eructando los primeros versos de la Canción del Pirata de Espronceda…( un niño prodigio, vamos…)

cuchara-hadzabe 4

Ya quedan pocas tribus cazadoras en África, salvo los pigmeos, los bosquimanos y alguna rara excepción, y los hadzabe,lo siguen siendo. Llegué justo a tiempo para unirme a una partida de caza que estaba a punto de abandonar el campamento. Antes de salir se empeñaron en enseñarme a tirar con el arco. A mí, que por mi entrenamiento recibido, con un arma en las manos me convierto en una maquina de guerra letal…

cuchara-hadzabe 3Los Hadzabe tienen algunas costumbres extrañas para la caza. Me contaba un amigo, Juan K, otro guía que también había ido con ellos de caza. que tienen autorización especial del gobierno tanzano para fumar marihuana, y que fuman especialmente antes de salír de caza. Yo debí llegar recién terminada la fiesta porque no ví fumar a nadie, ellos se lo perdieron, porque yo no fumo, pero les habría podido preparar unos gintonics para acompañar, o enseñarles a bailar el serrucho, que también anima bastante.

cuchara-hadzabe5

Al final, por suerte para mi, no cazaron nada esa mañana así que tuvieron que tirar de despensa. Tenian una cabeza de un dik dik que debieron de haber cazado el día anterior. Tuvieron el detalle de ofrecerme la cabeza del pobre cervatillo, Una pena que yo no picotee entre horas porque me hubiera encantado probarla

cuchara-hadzabe 2

Y con esto os dejo por hoy, que siempre me alargo. Me gusta esta gente, no tienen de nada, pero cada mañana cuando se levantan, se suben a una roca desde la que tienen esta vista de abajo, por eso no se quieren ir. Y entonces, les envidio.

 

 
cuchara- baobabs

%d personas les gusta esto: