Hay fines de semana que empiezan tan mal, que o haces algo por cambiar el rumbo de los acontecimientos, o estas perdido.

Y el mio empezaba muy, muy mal.  Mi truco para salir del paso en estos casos es coger carretera y manta y hacer los kilometros que haga falta en busca de algo diferente. (Algo diferente pero indoloro, ojo, que uno esta ya mu mayor para ciertas experiencias…)

Por fortuna recordaba haber ojeado un dia (mientras me encontraba en mi alicatado rincon de lectura) que no excesivamente lejos de casa, en Carolina del Sur, se encontraba el Parque Nacional de Congaree, declarado además reserva de la Biosfera. Así que, decidido a no perder del todo el weekend, me dirigi hacia allí.

Lo malo es que para ver cosas asi en Estados Unidos, al final hay que hacer muchas horas de coche, sin mas compañia que la voz del GPS. Y ya ni eso, porque tras este ultimo viaje, ni nos hablamos, siempre quiere tener la razon.

Volviendo al parque, lo mejor es que apenas es visitado, la gente no sabe lo que tiene. El encontrarme solo durante todo el itinerario, rodeado de cipreses y con el constante canto de los pajaros carpintero, me hizo olvidar por un momento que estaba en los Estados Unidos, que a pocos kilometros de alli habría un Mac Donalds y un Outlet y que los gintonic eran un desastre… Y entonces volvi a pensar en la suerte que tengo de poder ver estas cosas (por la patilla).

El parque es en dos palabras espec-tacular. Y si tienes suerte, pese a que el parque es mas idóneo para la observación de aves y flora, durante el camino puedes encontrarte con linces, cerdos salvajes, aligators, etc. Y si no tienes suerte no pasa nada, la suerte es que estas alli, viendo esto.

Como una imagen vale mas que mil palabras, y ademas sospecho que casi nadie me lee, os dejo con algunas fotos que tomé de los pantanos acompañadas de un poquito de wikipedia.

Estos árboles que se ven aquí abajo son tupelos,

y estos otros, son cipreses calvos o cipreses de los pantanos.

Para ayudaros a distinguirlos, los cipreses son mas altos y gruesos y suelen estar rodeados de protuberancias “cypres knees”, que sirven para proporcionar oxígeno a las raíces cuando están sumergidas.

A veces me sorprendo a mi mismo por mi capacidad para mimetizarme con el paisaje. Si os fijais muy bien, muy bien, me podeis llegar a distinguir escondido entre los “cypres knees”. Por cierto que aqui me encontraba comprobando empíricamente si el naranja atraia o no irresistiblemente a los mosquitos. Pues nada, ha quedado comprobado, (les atrae y ademas les debe dar hambre), si lo que no haga yo por la ciencia…

Es que ademas habia miles de millones de mosquitos. Como no se ven en la otra foto, podria pensarse que o bien exagero un poco o que me he dedicado a borrarlos uno a uno con el photoshop, pero para que veais que no exagero nada, nada, ahi va la foto que le hice al mosquitometro del dia, aunque  a mi me da la impresion de que atrasa, porque debia marcar mas

La existencia de este parque se la debemos a muchas personas (humanas) pero resaltaré dos, por un lado a Harry Hampton, que pasó gran parte de su vida explorando la zona y haciendo todo lo posible para conservarla. No me extraña nada que se quedara enganchado a esta zona.

Y por otro lado, al español Hernando de Soto, el primer explorador que recorrió esta zona, allá por 1520 en su camino al Mississippi. Solo esta gesta ya es suficiente para que le incluya en mi galeria personal de heroes.

Todas estas fotos las tome mientras recorria el Oakridge trail, no podeis dejar de hacerlo. y ahora os dejo con una de las fotos que no dicen mucho, lo se, pero es donde este que suscribe saca a relucir a ese pedazo de artista que llevo dentro, asi que ahi va.

La verdad es que no consegui hacer lo que tenia planeado para el weekend, (que era lo que mas me apetecia), pero al menos, no recordaré este fin de semana por lo que no pude hacer, sino por lo que hice…

Y ahora si que os dejo, sed buenos

 

 

8 comentarios

  1. buenas! gracias por compartir; nos ha venido muy bien a mi hija y a mi que andabamos (y no por el monte) investigando sobre algún ser vegetal que nos llame la atención: el ciprés de los pantanos

    • undiaenlavidadecuchara

      Hola Miriam, me alegro que te haya venido bien mi historia ( basada en hechos reales) sobre los cipreses de los pantanos. Si os gustan los arboles, echadle una ojeada a otra entrada, los arboles de Utah, donde salen los bristlecones, otros arboles que tampoco están nada mal…

  2. Que si qir te leemos!!! Me alegro de verte, bueno me imagino que estás porque tal y como te mimetizas no te localizo.
    Si es que tenías que haber sido matapollos!!!!

    • undiaenlavidadecuchara

      Rocio, ahora no solo me tienes que leer, tambien tienes que votar en la nueva entrada, confio en ti, creo que vas a ser la unica. No me veo yo de matapollos, que siempre suspendia en los hornos cherokees…

  3. No te acabo de ver en las fotos, el mimetismo con el paisaje es absoluto..veo algún “bicho palo” pero a ti no, a ver si envías fotos en las que salgas

    suerte
    titi

    • undiaenlavidadecuchara

      Titi!!!
      casi veinte palabras seguidas!! y ese derroche?
      me alegro de que estes vivo. Abrazos y besos para todos en Arenys

  4. La cosa debe estar mejorando porque has vuelto a salir con pantalones de bailarina……………….jijijijij
    Animo hombre; no es Africa, pero también es bonito no???????????’
    Uf, como será esa zona de guerra que aparece en el punto 6 del mosquitómetro………………….no creo que los pare ni el relec eh?.

    saluditos.

    • undiaenlavidadecuchara

      que tal???
      Si, esto no es Africa ni de lejos, no sabes lo que me cuesta encontrar cosas que me gusten. Pero las encuentro, jeje
      Besos y recuerdos a todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

%d personas les gusta esto: