Dicen que después de la tempestad viene la calma, pero en mi caso, después del Huracán Sandy, lo que vino fue mi madre, acompañada de mi tia Lola y mi hermana Paloma.

Tres exploradoras de tronío, que me han dejado tan machacado, que me parece que a su lado lo del Sandy fue tan solo una suave brisa de verano.

La ultima vez que vinieron a verme las tuve que seguir a través de las pantanosas aguas de los Everglades, infestadas de caimanes…

y esta vez hemos recorrido los Apalaches, monte arriba, monte abajo, atravesando el parque de Shenandoah.

Bueno, no solo hemos subido y bajado montañas, tambien hemos comprado en los outlet, recorrido las tierras de las amish, vuelto a comprar en los outlet… Si hasta hemos tenido tiempo para embarcarnos en el portaaviones USS Enterprise antes de hacer otras compritas.

Y al llegar a casa era un no parar, tan pronto me hacian una tortillita de patatas para que me recuperase, como se ponian a ordenarlo todo. (Como lo han dejado!! Ahora me voy a tener que tirar por lo menos un par de dias para desordenarlo..).Vamos que no se si eran abuelas o marines, que tias…

y todo esto con la excusa de mi madre de llevarle colacao a su niño ( si ademas me estoy quitando…!!) Bueno, vamos a volver a los Apalaches, que me disperso. La mejor época para visitar Shenandoah es sin duda el otoño, cuando la caida de la hoja convierte el paisaje en una explosion de color de mil tonos de rojo y amarillo.

Ya se que es una cursilada lo que acabo de escribir pero es que el otoño, los cielos grises y las hojas secas disparan otra vez esa hormona mia, que se vuelve loca y me pone romantico a la par que melancolico. y me dan ganas de decir a todo el mundo que les quiero, que son mis segundos mejores amigos, etc, etc…

Pero no os preocupeis, que tan pronto como veo que me estoy poniendo “muy mujer” me acerco rápidamente al Hot Tuna (que es algo asi como una disco boina) a tomarme un buen gintonic y enseguida resurge el cachocarne con ojos que llevo dentro.

Ademas Sandy se llevó la mayor parte de las hojas de los arboles, asi que en lugar de la famosa eclosion de color, esto es lo que nos fuimos encontrando durante la mayor parte del parque.

y ya la ultima foto de hojitas, que soy consciente que no dan para mas,

bueno, otra mas, es que esta foto me encanta. Es por mi pasion por los cementerios, colecciono fotos que he hecho en mis viajes. Me dicen mucho de sus gentes, de sus costumbres, sus creencias, su apego a la vida, sus miedos, la gratitud y el respeto hacia los que se lo merecieron…

Pero no os preocupeis que todos los cementerios de mi cole tienen algo en comun, y es que en ninguno de ellos me apetece todavia echarme una laaaarga siestecita, que todavia me queda cuerda para rato.

ya lo se, estoy fatal, pero si alguien esta tan mal como yo y me lo pide puedo hacer una entrada de cementerios.

Casi me olvido contaros que ademas de Shenandoah, tambien pasamos por Pensilvania, por la tierra de los Amish. Tenía tan buenos recuerdos de un viaje reciente, que estaba seguro que les iba a encantar.

Los amish son una agrupacion religiosa cristiana, originarios de suiza y alemania que se establecieron en Ohio y Pennsylvania y que se distinguen por su especial forma de vida.

A todos los que ya tenemos unos añitos nos recuerda mucho a La Casa de la Pradera. yo me acuerdo mucho de la serie y de Laura Ingels de quien estaba perdidamente enamorado. Que tiempos aquellos!!, Ahora puedo confesar que lloraba a escondidas en casi todos los capitulos. ( es por la hormona, anda que para una que tengo…)

Viven conforme a unas reglas muy estrictas y austeras, renunciando a las comodidades modernas. Una de las costumbres mas visibles se refiere a su apariencia y vestuario: deben llevar trajes oscuros, no pueden tener botones, no les esta permitido llevar bigote, etc. Al final parecen detenidos en la moda de hace 200 años.

Aun asi, se pueden considerar afortunados, peor hubiera sido haberse quedado anclado en la epoca de las hombreras, y los pantalones de campana, imaginaros…

Al cumplir los 16 años tienen el periodo llamado runspringa y durante unos años estan autorizados a salir con amigos, viajar, ir a fiestas, petrolearse, ponerse unos vaqueros, intentar comerse algo, etc… Asi cuando renuncien a esto al terminar ese periodo, lo hacen con conocimiento de causa

y eso es precisamente lo que mas me gusta de ellos, que son capaces de tomar una decision dificil para seguir la vida que les gusta, aunque nadie que les sea ajeno les entienda.

y eso es exactamente lo que voy a hacer yo muy pronto, tomar una decision que pocos van a entender, pero que me va a permitir acercarme a los que quiero y a Africa y llevar la vida que me apetece ( vamos, como he hecho toda mi vida, pero mas).

bueno, pues como decia, ya se ha marchado mi familia y me he quedado solo, que paz…., digo… ya las estoy echando de menos, que me liao.

 

 

 

 

2 comentarios

  1. ¡Qué foto tan buena la de tus reinonas!
    Compruebo que sigues estando en forma y me alegro.
    Un abrazo fuerte

  2. Me encantan los amish, de toda la vida, no tengo ni idea porqué, a lo mejor lo fui antes…Anda que a tu familia ya le vale..ORDENARTE LA CASA A TÍ!!! DE QUÉ VAAAN!!! ya nos contarás el penúltimo parrafo, recuerdos del batu…cuidate y no te vayas a poner muy moñigona con el otoño

    Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

%d personas les gusta esto: