No os ha pasado nunca que os encontrais tranquilamente en casa y sentís que algún lugar especial, como dulce canto de sirena, os reclama irresistiblemente para que dejéis todo y acudáis allí en busca de vuestra perdición?

cucharilla-lac abbe 3
Pues a mi sí, a menudo. Lo malo es que para acallar esas voces decido seguirlas. Es entonces cuando desempolvo mis náuticos de descender cañones, cruzar rios, subir volcanes y atravesar desiertos…y los preparo para otra dura prueba.
A veces pienso que un dia se van a negar a dar ni un paso mas.

cucharilla- lac Abbe 2
Montado sobre mis náuticos me siento como Rimbaud, del que dijo Verlaine que tenía los zapatos con suelas de viento. Ya os he hablado antes de Rimbaud, el poeta maldito que un buen día decidió que quería ser aventurero, dejó todo y se marchó a África. Desembarcó por aquí cerca, en la bahia de Tadjoura, donde se quedó a vivir para recorrer la región, siguiendo esas voces que solo él oia. Otro que andaba fatal…

cucharilla-poblado afar

Mis voces me estaban guiando ésta vez hacia el lago Abbe, pero reconozco que llevaba horas conduciendo por una pista durísima, había atravesado los desiertos de Gran y pequeño Bara, y todavía no podía entender que es lo que me habia llevado hasta alli, pues no habia nada, nada de nada…

cucharilla-poblado afar 2

Hasta que ví ésto…

cucharilla-lago Abbe

Lo que tenía ante mis ojos hacía merecer la pena todo aquello que había sufrido y liado para llegar hasta allí. Parecía que por fin había encontrado la puerta de ese mundo genial de las cosas que sueño.

cucharilla-lac Abbe 4

Y es que el lugar es amazing. El espectáculo te paraliza, te llena, te emociona. Quieres pararte a contemplarlo y a la vez quieres recorrerlo entero. Lo quieres todo.Te alegras de que el lugar sea tan remoto, duro y desconocido que sea sólo para ti… pero a la vez quieres compartirlo. (acabo de releer la frase y pudiera o pudiese parecer que voy petroleado, la dejo pero si me sale otra frase parecida voy a urgencias a que me lo vean).

cucharilla-lago Abbe 6

El paisaje era increible, habia un desierto, blanco, y un volcán, y un lago azul, y centenares de chimeneas humeantes, y caravanas de camellos y miles de flamencos rosas en el lago, y avestruces, hienas, facoceros, gacelas….
cucharilla-lake abbe 7
Pasé horas recorriendo la zona y perdiéndome entre el laberinto de chimeneas. Entonces recordé que aquí se habia rodado la pelicula de El Planeta de los Simios. Reconozco que como no tenía claro si la peli estaba basada en hechos reales, mis temores de caer en manos del temible Urko fueron aumentando con la oscuridad. Las chimeneas empezaron a coger formas fantasmagóricas asi que buscamos un lugar para pasar la noche.
cucharilla-lago Abbe 14

cucharilla-lago Abbe 8

No estaba solo, me acompañaba Jacob un guía afar que había subido en Dikhil para orientarme por esos laberintos. Los afar son un pueblo hosco y duro como la tierra que habitan. Fueron temidos por su costumbre de usar el gile, un cuchillo jamonero paracido a la jámbica yemení, para cortar los testículos de sus enemigos y colgárselos del cuello como adorno. ( lo que no me dejaba muy tranquilo que digamos, por si acaso decidí no llevarle nunca la contraria y si fuera necesario, pelotearle un poco).
cucharilla-guia afar
Junto al fuego hablamos de la vida, mascamos qat y bebimos gintonics, así que no tardamos mucho en desvariar hacia los cánticos regionales.
Jacob me enseñó una vieja canción de la legión etrangere adaptada al desierto:
Elle decend de Lac Abbe on dromadaire                                                                                                                                                                            Au gaza gouzi gouzi aree aree                                                                                                                                                                                       Au gaza gouzi gouzou aree aree (ésta parte es transcripción libre)

cucharilla-lac Abbe 11
Aquellos cánticos me trasportaban a otros tiempos, con la Legión Extranjera en la Rep Centroafricana…
Y el intenso calor, a aquellas noches en el Palacio de Udey Husseim, en Bagdad ( algún día os contaré que anduve por allí…), qué tiempos…

cucharilla-lac Abbe 12

El caso es que el qat me fue adormeciendo hasta que por fin los cánticos se fueron apagando en mi cabeza. Al rato solo se oía el crepitar del fuego y las risas de las hienas que merodeaban por los alrededores. Siempre me quedará la duda de si se reian de cosas suyas o estaban descojonadas por lo mal que cantábamos.
cucharilla-lago abbe 15
Dormí con un ojo abierto y lo primero que hice al amanecer fue comprobar con alivio que Jacob no tenía nuevos adornos en el cuello.
Despues de un petite dejeneur, (en el sentido mas literal de la palabra) fuimos al lago a ver los flamencos y recorrer una vez mas la zona antes de iniciar el camino de regreso.
cucharilla-lago Abbe 13
Exagerando como haría tengomascuentoqueJesuscalleja, el riesgo era extremo pues constantemente surgian a nuestros pies fuentes de agua a 90 grados de temperatura. ( lo que es bastante caliente, no tanto como el té que me ponen donde trabajo, pero se acerca).

Si caía en una de esas trampas mortales de agua hirviendo, con el polvo que llevaba encima y el aceite de la crema solar, podia quedar convertido en croqueta de pollo en cuestion de segundos.

cucharilla-lac Abbe 19
cucharilla-lac Abbe 16
Y ya voy a ponerle punto final a la historia que me estoy enrollando mucho. Me costó muchísimo salir. Las partidas siempre me afectan y necesito compañia. Empecé recogiendo a una anciana que iba con un bebé, luego a otros dos, mas tarde una pareja…al final llevaba el coche mas cargado que un matatu. Iba de aldea en aldea, Aselà,  Kouta Bouyya, Dikhil… Esto no les cambiará la vida, pero al menos ese día dormirían menos cansados.
cucharilla-Lac Abbe 17
Me fui con una pena enorme, pero como en Desertando tenemos abierta una ruta increible por los desiertos de Etiopia y Yibuti, no me preocupa por que sé que muy pronto estoy de vuelta, contigo si te animas.
Ademas esas voces han vuelto…

el cucharilla con Jacobcucharilla-afar

cucharilla-tamarindosY finalmente os voy a colocar una foto en la que sale una niña para que veáis que soy una persona tremendamente sensible…

cucharilla-niña afar

15 comentarios

  1. muy interesante tu entrada de la excursión por el lago Abbe, me acaba de llegar hoy tu entrada, debe ser porque vivo en un piso alto y a veces internet está perezoso para subir.
    me empieza a preocupar tu identificación con Rimbaud, del que Verlaine decía también que el aceite que perdía era un mix de glamour y aventura

    • undiaenlavidadecuchara

      Hola Tio, de Rimbaud solo me interesa su aventura africana. Es posible que por mi forma de escribir se puede llegar a captar mi gran sensibilidad, profundidad y poesía, e incluso ver esa hormona loca que a veces se autodispara, pero para esto del sexo sigo siendo muy clásico, sólo me gustan las mujeres, (y bastante por cierto).

  2. Disfruto con tus aventuras. Un saludo

  3. Hola Carlos!!!! Yo me animo, claro que sí!. Tremendo paisaje el de esas chimeneas, el agua y los flamencos en medio de la nada. Ciertamente, este paisaje por duro tiene mucho de poético, así que nuevamente tu texto y la referencia a Rimbaud me da que ha captado perfectamente su esencia ;-). Este viaje unido a Etiopía. pasada total. Bueno, a ver cuándo nos vemos, ahora que por aquí llega la nieve. Un beso

  4. Espectaculares paisajes!!!. Me encantan las zonas áridas, un abrazo, vendrás por BCN??

  5. Menudos paisajes Carlos, que envidia.
    Un abrazo
    PD Has pensado cambiar los nauticos (pijos 😉 por unas buenas zapatillas de treking?

    • undiaenlavidadecuchara

      Hola Mario
      A ver di organizamos de una vez ese viaje siempre pendiente.
      Como los nauticos no hay nada Mario, valen pa tó…

  6. Para ser la décimo quinta entrada no ha estado nada mal

  7. Qué no es época de lluvias.?

  8. Paulino Muñoz turmo

    Amigo sigue oyendo voces y así nos cuentas más historias. Un abrazo

  9. Esta vez, encuentro el destino un tanto árido para mi gusto. Creo que no me hubiese apuntado..
    Pero sigo envidiando tu espíritu aventurero, no lo puerdas, tú que puedes!

    • undiaenlavidadecuchara

      Yolanda, si que te gustaría, estoy seguro, pero bueno, por si acaso ya te ire enseñando otros sitios. Tu sigue leyendo las entradas. Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

%d personas les gusta esto: