Como os dije la semana pasada, ya estoy de vuelta para mostraros dos regiones del noroeste de Namibia que me encantan.

Para visitar la región del Kaokoland, una opción es salir del Parque Nacional de Etosha por el oeste y trasladarse a la ciudad de Opuwo. No se que parte es la que más me impresiona de la región, si sus increíbles paisajes,  la posibilidad de toparme con elefantes del desierto o los poblados de tribus himba y herero que la habitan.

Para los himba está permitida la poligamia, sin limitación en el numero de mujeres. La  unica regla es que el hombre no puede pasar mas de dos noches seguidas con la misma mujer. Es posible que los himba no tengan estudios, pero tontos, tontos, yo no los veo.

Os contaba el otro día que para regresar a Windhoek, tenía por delante 700 km por pistas y otros 500 por carretera, asi que decidí tomármelo con calma. La verdad es que el camino merecía la pena el esfuerzo, tanto la región del Kaokoland como el Damaraland.

Los primeros 200km los pasé disfrutando y alucinando con el paisaje. Aunque con algo de miedo por si pinchaba, no se ve un alma que pueda echar una mano, la densidad media es de 1 hab por cada 2 km²

Por el camino me encontré con tres pelirrojas altisimas que estaban mediodesnudas haciendo autostop. Como eso solo sucede en los sueños y en las pelis porno, decidí pararlas. Y asi cumplí con ese sueño que todos los hombres hemos tenido alguna vez, aunque os aseguro que no era como yo siempre lo había imaginado. Bueno, el caso es que las llevé a su poblado.

 

 

 


Y en que momento se me ocurrió llevarlas, (y no me gusta hablar mal de unas señoritas), porque  aparte de pringarme el coche de color rojo, me dejaron un tigrillo…, que olor!, me tuve que tirar los siguientes 200km conduciendo como los perros, osea sacando la cabeza por la ventanilla.

No es extraño que huelan “intenso” si su aseo diario consiste en embadurnarse con un polvo de ocre rojo que mezclan con manteca de vaca. Sólo se lavan una vez en la vida, el día de su boda, un detallazo…

A esta chica la pongo, porque me parece un cañón

Bueno, vamos a seguir por las pistas hacia el Damaraland, en el sur. Poco a poco el paisaje se va convirtiendo cada vez mas seco.

Aparte de encontrarme con muchas gacelas Springbox y alguna jirafa que otra en mitad del camino, esta zona es refugio de los elefantes del desierto.

No pongo las fotos de los elefantes, porque ya no me acuerdo si ví uno o ninguno, que me liao…

El camino pasa por Sesfontein, un pueblo habitado por mayoria herero, que conviven en la zona con los himba.Las mujeres van vestidas  así a diario, no solo los domingos. Lo que daría yo por poder ver el fondo de armario de una mujer herero, tiene que ser curioso…

Los últimos 400km de camino, ya estaba yo necesitado de asfalto, ni ganas para echar una foto, aunque el Damaraland es tambien impresionante.

Esta zona que os he mostrado si que es considerada la ultima fontera. seguro que hay aldeas que nunca han visto a nadie mas. Aqui te puedes sentir como el explorador ártico William Parry, que en 1821 cuando se encontró en la isla de Baffin con un grupo de Inuit que se creían que eran los únicos habitantes de la tierra, le preguntaron: Vienes del sol o de la luna?

 

 

 

 


No dejeis de sentiros asi.

7 comentarios

  1. yo me alucine con la morena que va en el auto , la de en medio, pero me asusto eso de los olores, pero afortunadamente hay jabon y shampoo, y con chanel esa chica es mas guapa que cualquier modelo de pasarella.

  2. José Salazar(Costa Rica)

    Repito. Excelente.

    • undiaenlavidadecuchara

      Muchas gracias José, este tipo de críticas tan constructivas siempre son muy bien recibidas. Aprovecho para recomendarte la lectura de algún otro de mis artículos, a cual mas interesante que el anterior 🙂

  3. José Salazar(Costa Rica)

    Estoy impresionado con la belleza de las mujeres Himba. Me gustó mucho el reportaje; directo, sin comentarios empalagosos y campechano. Gracias.

  4. Mi pintor me sugirio esta web y el estaba en lo cierto. Esta pagina me gusto mucho.

  5. Maite Esteve Santos

    Me haces soñar…..
    Qué bellas africanas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

%d personas les gusta esto: