Explicaba Theodore Monod (uno de mis héroes) que los Tuareg recuerdan los años por aquellos acontecimientos especiales que han ocurrido en ellos. Si hay tuaregs en el gran Erg Chebbi, este año lo recordarán por aquel en que unos españoles, con pinta de perdidos en la tribu, llevaron las lluvias al oasis de Oubira.

Aunque para mi será recordado como el año de la penitencia, el de aquel viaje en el que mis muchos pecados quedaron redimidos. A pesar de todo, tengo que reconocer que como soy medio masoquista, hasta me ha gustado. (casi).  Anda que si no llega a ser por las chicas todavía estamos en la primera Kasbah.

Pero vamos por partes, como todo gran viaje, éste empezó con unas cervezas en Oraa, (estoy intentando quitarme de El Lateral) donde como siempre se me calentó la boca y me ofrecí a organizar un viaje por el sur para seis amigos. Así soy yo, siempre dispuesto a ayudar al prójimo (y viajar por la patilla). Tenia muchas ganas de volver a ver esto:

Y también como todo gran viaje, terminó con unos gin tonics en copa de balón en el Xaluca Dades, porque no nos merecíamos menos. (esta foto no es del Dades, pero es que no había otra con gin tonic, y mira que no nos han faltado).

Entre medias, poca cosa que contar, nada, lo típico, amanecer en Ait ben haddou, atardecer en la duna de Tinfou, noche estrellada en el oasis de Oubira, tormenta de arena en el Erg Chebbi, lluvia en el desierto, excursión en buggie por el erg, noche en comuna en una jaima, amanecer en las dunas, el Madrid campeón de liga, lo dicho, lo típico.

Esta vez me apetece contaros el viaje repasando mis mejores y peores momentos de estos días, Lo ilustraré con esas maravillosas fotos que siempre pongo. Por cierto, os voy a pedir que votéis cual es la que mas os gusta de este viaje, porque hicimos un concurso de fotografía y creo que ha habido tongo (osea, que no lo he ganado). La foto ganadora está entre éstas, el que adivine cual es tendrá un premio buenísimo a la par que modesto.

Os vais a creer que ésta no ha ganado?


Ni ésta? lo que digo, la votación estaba amañada…

La verdad que esta otra foto no dice nada, pero a mi me gusta mucho el color, y como soy el redactor jefe del blog os la coloco.

Bueno, vamos con los momentos, el mejor y que mas tiempo voy a conservar en mi memoria, es sin duda el gin tonic que nos tomamos en la jaima de Ibrahim, cuando llegamos en plena tormenta de arena. Gracias Jordi, pocos gintonic me han sabido igual de bien.

La tormenta de arena también me gustó un montón, mucho, y eso que ya he estado en unas cuantas (os he contado de cuando viví en el Chad?)

Por cierto, es increíble, pero parece que llevan toda la vida subidos en un camello…

Si es que este era un grupo que se adaptaba muy bien al terreno, prueba de ello es la foto de abajo, digna de portada del National Geographic, en la que se ve a mi cuñao perfectamente enmascarado en el ambiente para hacer un recorrido por el mercado de Rissani pasando desapercibido. (esta foto se autodestruirá en un par de días).

También tengo buen recuerdo de la música que tocó Ibrahim aquella noche (quiero decir, de las dos primeras canciones…)

Y después de la lluvia, tumbados sobre unas mantas a ver la noche estrellada. Humm, es que es escribir esto y se me están poniendo los pelos de gallina. No recuerdo ninguna noche en el desierto que me haya dejado indiferente. Todas son especiales y la que pasamos en comuna en la jaima, también lo fue. Y que decir del amanecer…

Y como veo que me estoy poniendo tierno, ya más en plan animalillo, tengo que decir que la vuelta que nos dimos por las dunas con los buggies de Jordi ha sido lo mas divertido que he hecho en bastante tiempo, casi mas que el paracaidismo (os he contado que tengo muchíiiiisimos saltos….?ya os contaré, ya…). Os adjunto el link a su pagina. Jordi, estoy deseando repetir. http://www.desertbuggies.com/

Otra cosa que me encanta y yo siempre recomiendo, es hacer un alto campestre en algun palmeral del camino entre Ouarzazate y Zagora. Uno de los mejores sitios para hacerlo es en la Kasbah de Tamnougalt, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Allí, el entorno y la compañía hacen que ni el vino ni el fuet sepan igual.

Tampoco es mal momento ver el atardecer desde las dunas de Tinfou

En cuanto a los malos momentos…, no se si os lo vais a creer, pero la verdad es que no me acuerdo de ninguno. Bueno, si acaso, lo peor fue aquel chiste que contó Mario del Doctor Ming.

En fin, como veis, aunque mi corazón africano pertenecerá siempre a otra ciudad de otro país no muy al sur, algo tiene esta tierra que me atrae de manera especial y me impulsa a regresar una y otra vez. A ver si va a ser por esto…

o por esto otro…

o por que la belleza está en cualquier detalle (por cierto, vaya pedazo de foto…que no han sabido valorar)

Y ya os dejo por hoy. Menos mal que la semana que viene me marcho a Mauritania y así no me da tiempo a echar de menos esta vida. Sed buenos.

 

 


 

 

7 comentarios

  1. sin duda, la mejor foto es la de Chechu listo para ir a “la plaza”

  2. Carlitos y no dices nada de tu segundo asesor?.?….me voy a poner celosonnn

    • undiaenlavidadecuchara

      Paquito, que tu ya has salido en el blog eh! Tu quieres salir otra vez en el blog? Pues tu vas a salir otra vez en la proxima entrada

  3. pues para mí la del amanecer en las dunas

  4. Muy buenas Carlitos!!!! Lo dicho “aquí estoy”. Todo esto me confirma la vida tan dura que llevas en tus viajes. No se si con mi voto te confirmaré si ha habido tongo o no pero para mi, que ya sabes que yo soy de fotos de lugareños, las mejores son las del señor en el burro, la siguiente y la niña de la botella de agua.
    Ya te escribiré mas cuando vaya viendo otros viajes.
    ESTUPENDO

  5. Jose Antonio Ormaechea

    O pones fotos en donde aparezca en los viajes que hemos hecho (Chad, Kenia, …. o no me apunto a tu blog y encima creo un blog para desmentidos de tu blog (falaciascuchara.es), je, je, je, …
    CHECHU (El indomito aventurero)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

%d personas les gusta esto: